Koralreef

An inconcluded life
Ad 2:
2002-12-15 15:22:40 (UTC)

Un viaje inolvidable: dia seis, La Tercera Noche

2002-12-02 07:02:53 (GMT)

Un viaje inolvidable: dia seis, La Tercera Noche

Las voces de la gente en la mesa del desayuno me
despiertan, haciéndome estar consciente de que me duele la
vida. En este campamento hay duchas con agua ultra fría,
pero al menos son duchas donde uno puede entrar sin ropas y
lavarse. Qué alivio

El panorama no era muy agradable para mí ya que
empezaríamos el día en subida. Alrededor de dos horas para
llegar a la cima que marcaba 3,800 msnm en las ruinas de
Sayacmarca. Desde ahí, nos contaba el guía, los mensajeros
gritaban mensajes de una montaña a otra con sus quipus en
la mano para recordar lo que debían transmitir. Siglos de
historia que revivimos en este camino. Impresionante.

El día amaneció nublado, la noche fue fría. Las nubes
tapaban el sol de forma que se podía mirar directamente sin
que molestara a los ojos. Ahora nos es sólo la herida del
pie lo que me molesta, sino la rodilla. Las zapatillas no
me están acompañando en esta vuelta ya que siento cada
piedra que piso.

Hemos llegado a las ruinas y lo que se ve es una hermosa
selva. Nos cuenta el guía que estamos cerca de la selva
del Amazonas. Las ruinas se asemejan a una especie de
castillo. Es fantástico ver que aún están en pie sin
necesidad de vigas de apoyode ningún tipo.

Las montañas se levantan frente a las ruinas, y parecen
interminables. Desde aquí se ve lo que falta del camino.
Pueblo en lo Alto o Ciudad de las Nubes. Todas las
ciudadelas que hoy son ruinas están construidas en tres
niveles donde el Inca está en el nivel superior, la nobleza
en el nivel medio y los soldados en el inferior. Pasamos
un puente espectacular construido por los incas que pasa
por dentro de una montaña. Tremendos ingenieros los incas
estos eh

Caminé tres horas más. La herida del pie se me abrió. El
guía consiguió unas yerbas y me las puso ahí. El día sigue
nublado y a los lejos se ven 7 montañas. Estamos a 3,600
msnm. Casi puedo alcanzar las cumbres con las manos desde
aquí. Aún quedan dos horas más de camino, lo que se va a
traducir en tres para mí. En la próxima parada acamparemos
y tendremos una fiesta.

Cruzamos las ruinas de Huiña y Huayna desde donde un
serpenteante sendero nos lleva hasta el siguiente lugar de
campamento. Soy la última en del grupo. Se está haciendo
de noche y me da pavor pensar que estaré sola por esa
selva. Doy un silbido y me contestan. Quiere decir que no
estoy tan lejos. Tengo la selva a mi lado y de pronto
escucho un sonido que me hace voltear a mirar. UN MONO
Se me olvidó el dolor de mi herida y el dolor de la rodilla
y empecé a correr. Corrí alrededor de un kilómetro con
todas mis fuerzas hasta que alcancé a la segunda última: la
Sra. Esther. La última parte del sendero la baje sentada,
era el camino de las cuarenta curvas. Por suerte llegó el
guía a rescatarme, prácticamente arrastrándome porque con
la corrida que eché me lastimé la herida.

Llegué al campamento a las 7pm... Duchas con agua
calienteeeee yuuuppiiieeee Luego cenamos y nos
quedamos un rato contando historias y tomando. A las 10.30
me fui a dormir pues habría que levantarse a las 4 am al
día siguiente para poder llegar a la tan codiciada Puerta
del Sol antes del amanecer.

Parezco impedida, si no fuera por el bastón yo creo que no
logro acabar el camino. Al llegar a la mesa de la cena
todos aplaudieron. Todos se han preocupado por cómo sigo y
como me siento. Me dan mucho ánimo para seguir, a pesar de
que todos son deportistas.


Ad:2