Koralreef

An inconcluded life
Ad 2:
2002-12-15 15:21:16 (UTC)

Un viaje inolvidable: dia cuatro, Empieza el camino

2002-12-02 06:20:40 (GMT)

Un viaje inolvidable: dia cuatro, Empieza el camino

El bus me pasó a recoger a las 7am. Mis compañeros de
viaje amanecieron conmigo. Al parecer el adios de anoche
no fue el último adios. Nos volvimos a abrazar y a
prometer que nos volveríamos a escribir y que hasta
haríamos el Aconcagua juntos Tomamos fotos y finalmente
nos volvimos a decir Adios.

El bus nos llevó desde Cuzco hasta el punto conocido como
el kilómetro 88 que va camino a Aguas Calientes. Ahí se
bajan todos los que van a hacer la expedición por todas las
ciudadelas.

El Camino del Inca es una caminata de 54 kilómetros que
atraviesa las antiguas ciudades incas de Pacaimayu,
Wiñaywaina y la ciudad perdida de Macchu Picchu.

Cruzamos un puente colgante, que hoy es de acero y madera,
pero hace 500 años era de paja. Así es, un proceso que
tomaba cuatro días Las mujeres incas cortaban la yerba
de las laderas de la montaña y con un rápido movimiento
manual tejían la paja convirtiéndola en una soga de hasta
50 pies de largo. Esta soga se tejía con cinco o seis
sogas más para crear una soga más gruesa y entre teje y
teje, todo un pueblo se unía para construir el puente. Una
técnica de ingeniería impresionante que fue producto del
deseo del pueblo Inca de unificar su imperio.

Llegamos al primer punto de revisión. Realmente no sé qué
es lo que buscan los de aduana. Ahí me volví a encontrar a
mis compañeros de viaje. Nos volvimos a saludar
efusivamente, compartimos unas frutas y algunas palabras.
Luego nos volvimos a despedir. Esa fue la última vez que
los ví. En realidad la pasé muy bien con ellos. Me
pareció extraordinario conocer a un grupo de gente tan
repentinamente y encajar tan bien con ellos.

Tras el primer día de caminata he quedado exhausta.
Caminamos cinco kilómetros en subida hasta llegar a 2,600
metros sobre el nivel del mar (msnm). Le tuve que pagar a
un cargador para que me llevara la mochila porque el pie
lesionado me empezó a molestar. Conseguí un bastón que me
ha ayudado mucho. Fui la última en llegar al camping
conocido como Tres Piedras Blancas. Todo es rudimentario,
no hay duchas ni baños. Me fui al rio cuando ya había
oscurecido y me lavé con agua helada, más o menos de 10
grados. Pero eso hizo la diferencia y me fui a dormir en
esa tienda de campaña de lo más cómoda después de haber
cenado una comida rica en carbohidratos que necesitaremos
para seguir la caminata mañana temprano. Escuché las
leyendas que contaba el guía alrededor de la fogata.

Entre cuento y cuento me quedé dormida.


Ad:2